LOS QUE TENGAN INFORMACIÓN SOBRE CAMPOS DE CONCENTRACIÓN, ESCRIBAN A


asociacionexilio@gmail.com



miércoles, 4 de mayo de 2011

Alcalde perseguido, fundador del PSOE rodense… y figura tristemente olvidada


13 de octubre de 2010 | Por Crónica La Roda | Sección: Sociedad

CRÓNICA DE LA RODA reconstruye la historia de Antonio Gómez Irimia, que murió en el exilio tras escapar de los franquistas, como otros muchos rodenses que lucharon por la democracia

CRÓNICA DE LA RODA.- Durante demasiadas décadas, el bando vencedor de la Guerra Civil española construyó a su antojo un imaginario colectivo de héroes frente a desalmados, que aún perdura en nuestros días. “En la paz incivil de Franco –como recuerda Julián Casanova en el prólogo del libro de José María Calleja El Valle de los Caídos- los vencedores ajustaron cuentas con los vencidos, recordándoles quiénes eran los patriotas y dónde estaban los traidores. Calles, plazas, colegios y hospitales de cientos de pueblos y ciudades llevaron desde entonces, y en bastantes casos están presentes todavía hoy, los nombres de militares golpistas, dirigentes fascistas de primera o segunda fila y políticos católicos”. “Los otros muertos –prosigue el historiador Julián Casanova- los miles y miles de rojos e infieles asesinados durante la guerra y la posguerra, no existían, porque no habían sido registrados o se había falseado la causa de su muerte (…). Habían sido abandonados en dehesas, extramuros, tapias de cementerios o fosas comunes. Por eso sus familias, sus hijos y nietos, todavía los buscan hoy (…). Sólo quieren un poco de recuerdo y dignidad”.

Recuerdo y dignidad. Quizá sean esos los dos objetivos principales de la Ley de Memoria Histórica, que el Parlamento aprobó para reparar el daño de aquellas víctimas de la Guerra y la Dictadura cruelmente pisoteadas durante más de 40 años y olvidadas también en la Transición. No se trata, por tanto, de abrir ninguna herida, como quiere hacer ver cierta parte de la derecha más casposa, sino de cerrar aquellas que aún permanecen abiertas. Si –como queremos creer- los dirigentes del PP rodense no son herederos directos del franquismo y no tienen nostalgia por un régimen así, resulta incomprensible que Vicente Aroca se niegue reiteradamente a llevar a cabo un compromiso moral, y también legal, con las víctimas de la Dictadura. Incomprensible.

En recuerdo de Antonio Gómez Irimia, el alcalde pisoteado

El 12 de abril de 2009, este periódico –gracias al extraordinario trabajo de investigación de Luis Fraile- desvelaba la historia de Antonio Gómez Irimia, uno de los fundadores del PSOE de La Roda, de la Unión General de Trabajadores de nuestra localidad y de la Casa del Pueblo. Antonio Gómez fue también presidente del Comité de Enlace del Frente Popular desde el 25 de julio de 1936 hasta la constitución del Ayuntamiento en 1937; y, posteriormente, alcalde de La Roda (presidente del Consejo Municipal) desde el 24 de marzo de1937 hasta el 28 de octubre de 1938, pese a que siguió de consejero hasta el 27 de marzo de 1939. CONSULTE AQUÍ EL ACTA DE LA CONSTITUCIÓN DEL AYUNTAMIENTO DE LA RODA EN 1937.

A finales de marzo de 1939, con la República derrotada, las fuerzas franquistas de La Roda comenzaron una búsqueda y persecución de Antonio Gómez. Incluso, la Falange Española Tradicionalista y de las JONS de La Roda elaboró un informe con datos para poder encontrar al fundador del PSOE y la UGT rodense. Había que saciar el hambre de violencia y venganza. CONSULTE AQUÍ EL INFORME DE LA FALANGE.

Imagen del viejo barco carbonero Stanbrook, que partió de Alicante rumbo al norte de África con más de 20.000 españoles que huían de Franco. A bordo iba el alcalde de La Roda, Antonio Gómez Irimia, y otros destacados dirigentes del PSOE y la UGT, así como ciudadanos anónimos perseguidos

Tal y como contó CRÓNICA DE LA RODA el 16 de abril de 2009, el alcalde Gómez Irimia pudo escapar de la represión franquista y el 28 de marzo embarcó en un carguero inglés rumbo a un campo de refugiados de Orán, Argelia, donde quedó exiliado junto a, al menos, otros cuatro rodenses: Regino Alarcón Salvador, Gabriel Sevilla Argudo, Guillermo Talavera Sáez y Juan José Medrano Jiménez (también concejal socialista). Ahora sabemos que Antonio Gómez falleció en el norte de África, a finales de 1953 o principios de1954 y su figura quedó en el más absoluto olvido. Hoy es un perfecto desconocido en el pueblo por el que luchó.

Cementerio español de Orán (Argelia), donde, probablemente, descansen los restos de Gómez Irimia

Francisco Cortijo, otro rodense exiliado

El desenlace de la historia del alcalde Gómez Irimia ha sido posible –en gran medida- por la información facilitada por un nieto de Francisco Cortijo Fernández, concejal de UGT en la Comisión de Abastos del Ayuntamiento de La Roda, que se constituyó el 24 de abril del 37. Francisco Cortijo también tuvo que huir de La Roda debido a la represión y, tras una estancia en Madrid, se vio obligado a exiliarse a Francia. “Se trata únicamente de recuperar unos acontecimientos que casi fueron borrados de la historia de nuestro pueblo. Se pretende, tan solo, reconocer el sufrimiento por el que pasaron los vencidos republicanos que lucharon por unas ideas, defendiendo la legalidad vigente, y lo perdieron todo. Durante la dictadura revindicar a estas personas habría sido imposible, pero con la democracia ya consolidada, es necesario hurgar en el pasado, aunque sólo sea por el tópico de que “hay que conocer la historia para no repetir los mismos errores”.

Francisco Cortijo, a la izquierda, junto a su hermano. Están haciendo adobes de barro.

Con esta reflexión concluye su trabajo Luis Fraile. Un trabajo que CRÓNICA DE LA RODA ha publicado en tres partes y que pueden consultar aquí: