LOS QUE TENGAN INFORMACIÓN SOBRE CAMPOS DE CONCENTRACIÓN, ESCRIBAN A


asociacionexilio@gmail.com



lunes, 14 de noviembre de 2011


Guerra, revolución y exilio de un anarcosindicalista

Guerra, revolución y exilio de un anarcosindicalista
Datos para la historia de Adra

Antonio Vargas Rivas

Antonio Vargas Rivas nació en Adra (Calle Zacatín, hoy Buenavista), el 25 de octubre de 1917.Hijo de una familia de pescadores, mostró desde su infancia, un gran interes por instruirse, frecuentando los centros de enseñamza y las escuelas que, en aquella época, habia en el pueblo.

A los once años entra a trabajar, en calidad de aprendiz de panadero, en el establecimiento que tenian en la carrera Natalio Rivas los hermanos don Jose y Francisco Rivas Barranco Martín.

Al plocamarse la republica el 14 de abril de 1931, con la llegada de este extraordinario acontecimiento historico, empiezan a despertarse, en este como en otros muchos jovenes de su edad, inquietudes sociales. Pronto en 1933, ingresa en las juventudes libertarias, organización juvenil que aspira a participar en la lucha con objeto de conseguir una mejor y mas justa sociedad.

En 1934 es encarcelado, junto con veinte jovenes más, acusado de reuniones clandestinas y por leer literatura ácrata.

El estallido de lo que dio llamarse "guerra civil" le sorprende trabajando de panadero en la casa de los hermanos Barranco. Deja el empleo para sumarse a los demás compañeros libertarios que, con armas casi inservibles, se lanza a sofocar la sublevación fascista.

Será el momento de poner en práctica el ideario anarquista. El comité de Enlace, la colectividad de pescadores serán órganos representativos de la revolución social que se está produciendo.

Logra al final de la contienda que culminó con la victoria de los ejercitos de Franco, escapar en un barco pesquero y llegar, después de muchas peripecias, a Orán, en África del Norte.

Despues de tres años de permanencia en el campo de concentración de Djelfa, desierto africano al sur de Argelia, es liberado por el ejercito ingles cuando las fuerzas aliadas desembarcaron en aquella parte del continente en noviembre de 1942.

En octubre de 1947, después de una forzosa separación de nueve años, recibió en el Reino UNido a su mujer Carmen Valarino Sánchez y a su hija Angelita; la otra hija menor, murió en Adra EN 1943, antes de cumplir los siete años.

Ha trabajado en inglaterra durante 40 años y actualmente vive de la pensión que recibe de aquel país.

CANAL ZTV - ARCHIVO Z: EXILIADOS ARAGONESES EN EL NORTE DE ÁFRICA

viernes, 11 de noviembre de 2011

Seminari Internacional: L'exili republicà al Magrib: perspectives comparatives

Divendres 18 de novembre de 2011.

Lloc: Sala de Graus. Facultat de Lletres. Universitat de Girona

Plaça Ferrater Mora, 1. Girona

El Seminari Internacional L'exili republicà al Magrib: perspectives comparatives, organitzat conjuntament pels grups de recerca Història, Memòria, Identitats de la UdG i el Grup d’estudis d’Història de la Cartografia, que compta amb la participació del professor Villanova de la UdG, i el MUME (Museu Memorial de l’Exili), respon a la voluntat de treball interdisciplinari dels organitzadors, procedents de diferents camps de la recerca i la docència, i també a la particular relació establerta entre la UdG i el MUME.

Amb aquest objectiu general, el programa provisional de la jornada del 18 de novembre de 2011 que proposem és el següent:

9.45h: Presentació de la jornada i paraules inaugurals;

10h: Anna Maria Garcia Rovira (UdG), El segle XX i els camps de concentració.

10.45h: Bechir Yazidi (Université de Tunis – Manouba, Tunísia), El exilio de los republicanos españoles en Túnez: ¿forma de represión, forma de resistencia?

11.30 h: Pausa-café.

11.45 h: Eloy Martín Corrales (Universitat Pompeu Fabra), El exilio republicano en Argelia.

12.30 h: Mimoun Aziza (Université de Meknès, Marroc), El exilio republicano español en Marruecos y la lucha política contra el franquismo

13.15 h: Debat

Les sessions són gratuïtes. Per assistir al seminari cal inscriure’s enviant un correu electrònic a: dir.irh@udg.edu

Aquest seminari forma part dels Tallers de Recerca del Màster d’Iniciació a la Recerca en Humanitats. Història, Art, Filosofia, Llengua i Literatura (UdG, Facultat de Lletres).

Per a més informació us podeu descarregar el díptic informatiu.

Comité organitzador:
Anna Maria Garcia Rovira (UdG)
José Luis Villanova Valero (UdG)
Maximiliano Fuentes Codera (UdG)

Organització:
- Grup de recerca “Història, Memòria, Identitats”. Seminari Permanent d’Estudis Polítics i Culturals. Institut de Recerca Històrica. Universitat de Girona
- Museu Memorial de l’Exili

Amb el suport de:
- Departament d’Història i Història de l’Art de la Universitat de Girona
- Fundació Privada: Girona, Universitat i Futur

martes, 13 de septiembre de 2011

Cinismo Franquista en África del Norte

Por Roger CORTIJO

Fuente de datos: Archivo de Ultramar (
CAOM), Aix-en -Provence (Francia)

De Enero a Abril del año 1939, 500 000 españoles (aproximadamente) huyen en Francia para escapar de la represión franquista, y por muchos de ellos a una muerte segura. El exilio fue terrible para la mayoría de los exiliados, muchos murieron en los campos de concentración franceses o alemanes. La manera, porejemplo destacado, que tuvieron las autoridades de Vichy de tratar a Francisco Largo Caballero fue una barbaridad y una vergüenza, el dirigente socialista fue internado en el Campo de concentración de Oranienburg-Sachsenhausen (situado al Norte de Berlín, a unos treinta y cuatro kilómetros), por su fuerza de carácter sobrevivió al infierno nazi, pero, a ser liberado el campo por los rusos en abril 1945,
salió muy enfermo y murió poco tiempo después.

Todos no se marcharon a Francia, hubo exilio en varios países (América latina, Rusia…) y también en África del Norte (Argelia sobre todo), pero ese exilio ha sido menos investigado y es mucho menos conocido. Con este artículo se trata de dar algunos datos sobre el exilio en África del Norte y meter en evidencia que la represión fue también económica, además de la represión física y moral los exiliados perdieron todo lo que tenían.

Claro que el peor de la represión franquista fue el holocausto de una parte del pueblo Español, la actividad criminal, generalizada, sistemática y planificada, de eliminación de seres humanos por razones ideológicas fue un crimen contra la humanidad; la expoliación financiera tienen poca importancia respecto a todos los asesinatos cometidos por los vencedores, pero tampoco hay que ocultarla.

¿Cuántos republicanos Españoles se exilaron en África del Norte?

Jacques CANTIER y Eric JENNINGS publicaron también la cifra de 12000 (L’empire colonial sous Vichy – edition Odile Jacob), Juan Martínez Lea habla de 8 a 10000 (EL STANBROOK. UNBARCO MÍTICO EN LA MEMORIA DE LOS EXILIADOS ESPAÑOLES).

Por su parte el gobierno general de Argelia dio el 23.09.1941 una estadística con 7995 españoles exiliados en África del Norte, 7852 antes el armisticio del 25.06.1940 y 143 después (Ver anexos 1 y 2).

A mí sentido el descuento de las autoridades francesas es exacto porque la mayoría de los refugiados en África del Norte se fueron con los vapores Ronwin, African Trader y Stanbrook, y sabemos por varias fuentes que el cumulo en estos tres barcos fue de 5146 pasajeros.
¡Creo que se puede retener la cifra de 8000 Españoles que se exilaron en África del Norte para evitar la represión del caudillo! A la represión física se añadió la represión económica, los exiliados perdieron sus patrimonios y sus ahorros en dinero. Esos 8000 Españoles que llegaron a Argelia (principalmente a Oran) eran mayoritariamente de la clase obrera, pero también de las clases medias (médicos, profesores de universidades, abocados, ingenieros, magistrados, oficiales y oficiales superiores del ejército republicano…..).

Si nos referimos a la estadística del Stanbrook (Ver anexos 3 y 4), las clases medias eran 5 % de los exiliados, pero, cual que fue su clase, todos perdieron sus casas, tierras, comercios…… Sin embargo todos tuvieron la ilusión de poder salvar sus economías, llegaron a Oran con pesetas republicanas. Todos pensaban que sus ahorros le servirían para algo al momento de afrontar la dura realidad del exilio. Desgraciadamente, como lo vamos a ver, tuvieron que contar con la falta de humanidad y el cinismo de los vencedores.

El 12.04.1939 (Ver anexo 5), Boujard, el prefecto de Oran, escribe al gobernador general de Argelia para informarle que las situaciones de fortuna de los exiliados españoles que todavía están albergados en Oran (sobre todo en los barcos) son bastantes variadas, pero que al total llevan 4 133 322.50 pesetas republicanas y 28 727 pesetas de plata o de oro; el prefecto da también al gobernador el detalle por barcos (Ver anexo 6), y naturalmente fue en el Stanbrook donde había más dinero (2638 pasajeros). Boujard indica al gobernador que él tuvo un contacto con el cónsul de España en Oran para pedirle si los refugiados podían cambiar pesetas republicanas por pesetas nacionalistas, y que el cónsul se lo negó. Boujard le pide al gobernador una acción diplomática hacia las autoridades Españolas para que los exiliados puedan cambiar sus pesetas; Boujard dice que es un deber de humanidad pero que se trata también de que 2815 Españoles puedan pagar su viaje a México.

El 15.04.1939, con acuerdo del gobernador general, el prefecto Boujard escribe al cónsul de España en Oran (Ver anexo 7), le pide que 4625 Españoles puedan cambiar sus economías por pesetas nacionalistas, que esas economías son modestas mismo si el total es de 4 300 000 pesetas. El 26.05.1939, el cónsul responde con gran cinismo que los que quieran cambiar pesetas republicanas por dinero franquista tienen que volver a España, es una condición indispensable
(Ver anexo 8). ¿Que decir sobre esa actitud de los vencedores? Creo que no tiene nada de sorprendente, los exiliados del interior (los que se quedaron en España) no fueron tratados de mejor manera. A mi sentido, la expoliación fue superior a esas 4 300 000 pesetas, porque a esa fecha del 15.04.1939 muchos Españoles ya no están en Oran, han sido transferidos en el campo de concentración de Boghar (Morand + Suzzoni), campo que cuenta ya más de 2000 presos el 06.05.1939 (Ver anexo 9), y los primeros que llegaron a Bogar el 28.03.1939 (un grupo de 254 españoles donde estaba Valentin GONZALEZ “El Campesino”) tenían dinero, entonces los otros probablemente también tenían. Llego a la conclusión que se puede estimar, que con una media de 1000 pesetas por exiliado, 8 000 000 de pesetas republicanas fueron destruidas en África del norte. No sé cuánto dinero representa hoy esa cantidad de pesetas, pero creo que se puede hablar de expoliación y represión económica.



anexo 1




anexo 2





anexo 3




anexo 4




anexo 5



anexo 6




anexo 7




anexo 8




anexo 9

viernes, 2 de septiembre de 2011

RELIZANE


En este listado de RELIZANE(completo) van los que fueron seleccionados (metalúrgicos) para trabajar en la industria del armamento en Francia (están puntados con lápiz azul en el listado)

En marzo de 1940 las autoridades francesas procuran integrar a refugiados españoles en la industria del armamento en Francia metropolitana.
El ingeniero Vinaty procede a una selección de 474 españoles metalúrgicos en los campos de concentración de BOGHAR (Morand) y RELIZANE.
El fin de esta selección era retener a 150 obreros para ir a trabajar en las fábricas de armamento
en Francia metropolitana o en Argelia.

Sobre la lista de los metalúrgicos de RELIZANE (98 españoles), 40 fueron finalmente retenidos; los comunistas y los anarquistas en cuanto a ellos fueron rayados (excluidos) a la tinta negra por causa de sus pertenencias políticas.






























miércoles, 31 de agosto de 2011

EL CAMPO DE CONCENTRATION DE RELIZANE – Por Roger CORTIJO

Fuente de datos: Archivo de Ultramar (CAOM) – AIX-EN-PROVENCE (Francia)



  1. MAPA DE SITUATION





  1. CARACTERISTICAS DEL CAMPO


EL campo de concentración de RELIZANE, situado en el sudeste de ORAN, a cerca de 200 km de Oran, fue un campo de concentración con baracas, tenía una capacidad para poder internar a 800 refugiados españoles, fue construido en urgencia en menos de dos meses.

El 20 de junio de 1939, el gobernador General de Argelia escribe al prefecto de ORAN para señalarle que hay que urgentemente construir baracas de madera en Relizane, para poder internar a 800 refugiados españoles (ver fotos 1 & 2).

El 18 de agosto de 1939, el general Armingeat previene al prefecto que los campamentos de barracas del campo de Relizane se realizaron y que los trabajos han sido recibidos el 10 de agosto de 1939 (ver foto 3), conformes al plano previsto (ver foto 4).

Este campo de Relizane, como los otros, ha sido improvisado, lo que deja imaginar en cuales condiciones los exiliados han sido internados.



  1. Los republicanos españoles Exilados en Relizane



El 01.08.1939, 792 exilados español se salen del centro de alojamiento N° 2 (Centre d'hébergement N°2) que estuvo situado Avenida de Túnez en ORAN, para ser internados en Relizane (ver foto4).

En Relizane los presos trabajan a pico y pala, los condiciones de vida son duras (ver foto 5).



Foto 1



Foto 2



Foto 3


Foto 4



Foto 5



-------------------------------------------------------------------------------------------








































miércoles, 17 de agosto de 2011










CAMPO DE CONCENTRACION BOU ARFA Nº:14.

-1- MAPA DE SITUACION










-2- CARACTERISTICAS DEL CAMPO.

Bou Arfa, campo de concentración disciplinario en Marruecos, cerca de la frontera Argelina. Se sitúa en la meseta de Rekkam, al noroeste del Oasis Marroquí de Figuig. Al norte de Colomb-Bechar. Este campo recibía el 4º grupo de trabajadores extranjeros ( G.T.E).Su emplazamiento se debía a la cercanía de la Mina de manganeso y del ferrocarril denominado “Transahariano o Mediteranee-Niger “.

En 1942 Bou Arfa contaba 800 prisioneros. Las condiciones de vida eran crueles

con falta de higiene. Se trabajaba 10 horas por día y a veces los domingos y días festivos. El campo estaba vigilado p

or guardias árabes. La comida era insuficiente y mala. Un litro de agua por día y por persona. Cuando llovía los hombres preferían estar al exterior, permaneciendo de pie, siendo que el interior estaba inundado.

El trabajo era 4 veces superior al de los árabes, que después de su 1ª o 2º paga desertaban. Se picaba la piedra. En el día, el sol era ardiente y mortal, la noche la temperatura bajaba a -10º.

Se impartían varios tipos de castigos: Paliza con palos, atado a un poste durante todo el día sin nada en la cabeza, La Jaula, donde se confinaba una persona en una caja de 1,80m y solo accesible por un costado, el Suplicio de la tumba donde se acostaba la persona en una fosa de 1,80m x 0,60m a ras del suelo durante 8 días.

TESTIMONIO DE RICHARD RODRIGUEZ- sobre su padre .D. Sinforiano RODRIGUEZ

Un día, una ley de Daladier, dijo que los Rojos (los Rojos) eran "un peligro" para el pueblo! Convocó en los cuarteles de Chateau Neuf en Orán, a los republicanos españoles que pensaron que serían alistados en la Resistencia.
En su lugar, los pusieron en vagones de ganado (donde no podían sentarse porque estaban muy apretados) y fueron transportados a Relizane. Desde allí, los llevaron en camiones a Bou Arfa en el desierto.
Odras capitán (o Audras) que mandaba el campamento, era un legionario casado con una Sevillana. A la llegada de los españoles, dijo: "
Como puede ver, este campo no está rodeado de alambre de púas, el que quiere escaparse, el desierto se hará cargo de él."

Posteriormente, muchos han tratado de escarparse, nunca llegaron a su destino, o el desierto se lo trago, o los saharauis …..
Este campamento, como se ve en las fotos, se hizo de tiendas de campaña p
ara 8 o 10 personas. Los que tenían una profesión fueron a un taller artesanal para la reparación de equipos. Los otros a pala y pico –hacer la ruta Trans-Sahariana (ferrocarril Transahariano).
Cada vez que había una tormenta de arena, se debía empezar de nuevo todo el tra
bajo.
Para el almuerzo, los españoles tienen derecho a una lata de sardinas para cinco personas, el quinto debía mojar el pan en aceite. El pan era de diez a quince días, du
ro y en el interior verde, que era necesario quitar el cuchillo.
Tenían derec
ho a dos litros de agua por día para beber y lavarse. Más tarde, cavaron una fosa donde encontraron agua. Incluso hizo una ducha. Las comidas se hacían de garbanzos o habas. Las bolsas se vierte en la olla sin orden, con un tazón quitaron la paja que flotaba so

bre el agua, las piedras estaban en el fondo.
Para una mejor comida, mi padre y algunos amigos, intercambiados con los beduinos, que siempre estaban alrededor del campamento, huevos y dátiles .Así pudieron aguantar cuatro años, pero muchos de ellos, no pudieron resistir. Ellos están enterrados en la arena.
Mi padre llegó al campamento con 75 kg, y salió con 45 kg.
Los españoles todos fueron puestos en libertad al final de la guerra cuando los norteamericanos entraron en Argelia.


He aquí un resumen de lo que puedo decir acerca de este campo de concentración en Argelia, que no hay archivo.


Mi padre po
dría decir más, pero lamentablemente murió en 1996.”


Testimonio de Julián Giner en el libro de “Por tierras de Moros – El exilio

español en el Magreb “de J. Muñoz Congost.

Me toco a mí la Doce Compañía de fue la última en salir de Boghari, con destino a Bou Arfa.

Cuando llegamos allá, faltaban ya bastantes de los expedicionarios, que se habían ido quedando en las estaciones, a pesar de la estrecha vigilancia a la que fuimos sometidos.

El tiempo, como de invierno, malísimo. En Bou Arfa, el viento azotaba, que daba gusto. No se comía sin ver el plato lleno de arena.

No nos falto la nieve, aun y estando en el desierto. Y dentro de las tiendas a pesar de cerrarlo todo, el viento se paseaba como Pedro por su casa.

A pesar de la insistencia con que los militares franceses repetían sus invitaciones al regreso a España o enganche en la Legión, fueron muy pocos los que picaron en tan burdos anzuelos.

Y ya en plan de trabajo. Un pico, una pala y una carretilla para dos hombres. Picar, palear y subir la tierra a los terraplenes.

Me negué a trabajar, y fui castigado con celda.

Al salir de ella, y en presencia del Capitán le explique que era carpintero y como tal trabajaría si me lo pedía. Pero no como bestia de carga.

Me pusieron a reparar mangos de picos y palas, a arreglar carretillas, para pa

sar después a otros trabajos de carpintería.

Entre ellos, la fabricación la fabricación de una cama para el Capitán, trabajos que tuve que hacer en Colomb Bechar, donde los talleres disponían de las maquinas necesarias.

Gracias a ese servicio, el Capitán me concedió un permiso para ir a Casablanca a ver a mi familia, después de prometerle que volvería.

Así llego mi primera salida hacia la vida civilizada.

Vi en Casablanca que no había manera ninguna de arreglarme la documentación y obtener la autorización de residencia. Pesaba mucho el medio a los alemanes.

Y como eran bastantes los refugiados que en aquella ciudad se encontraban al margen de la legalidad administrativa, opte por hacer como ellos.

Y me quede

Así viví varios meses, hasta que cierto día la policía dio conmigo y me devolvieron a Bou Arfa.

Estaba decidido a no perderme por aquellos lugares.

Bou Arfa, me vi enjaulado, con otros compañeros de desventuras, en el cuadrilátero de alambradas, en espera de ser trasladado a la disciplinaria, a menos de que prometiera, como se me solicito, no volver a escarparme, en cuyo caso me devolverían a la compañía como carpintero.

Dentro del cuadrilátero, me las arregle con una compañero para que distrajera al senegalés de guardia, intentando venderle una camisa mía.

Así pude saltar las alambradas y salir escapado de Bou Arfa.

En la estación, fui cogido por varios compañeros que allí trabajaban; me dieron de comer, me escondieron y facilitaron cama donde dormí hasta la tres de la madrugada, hora que pasaba un mercancías.

Salía entonces a los andenes, vestido con el azul de los ferroviarios y con un farol en la mano.

Y cuando la oportunidad se presento, rápidamente me instalaron sobre unas planchas acondicionadas debajo de un vagón cisterna…

Me dieron un pan con sardinas…. Y a la aventura.

Catorce horas debajo de aquella cisterna sin poder moverme. Cada sacudida me dolía en todo el cuerpo. Hoy, al recordarlo, no lo creo.

Llego aquel tren a Uxda ( Oudja) por la tarde, pero hubo que esperar la noche para salir del escondite.

Fui a ver al compañero S. al que me habían recomendado, y este se encargo de obtener el billete con el que pude viajar hasta Casablanca.

Poco duro mi estancia en la capital marroquí. Caí, con otros en una redada de la policía.

Otra vez a Bou Arfa, pasando por una cárcel a otra.

Entre Fez y Uxda, pedí al sargento senegalés que nos conducía si podía compararnos un poco de pan y de tabaco.

Al decirnos que si, le dimos cien francos, que perdimos aun estamos esperando aquel sinvergüenza.

Se lo conté al gendarme que nos cogió a su turno, y me respondió simplemente que n

o era la primera vez que esto ocurría.

Simpatice con él. Me confesó que no comprendía como teniendo familia, profesión y posibilidades de trabajo en Casablanca, las autoridades se empeñaban en devolverme al desierto.

Al llegar a Bou Arfa, me pregunto por mis intenciones.

-Escarparme esta misma noche, le dije.

-Si lo consigues- me contesto- te convido en Uxda.

Y antes de entregarme, me advierto que había oído que los soldados argelinos tenían orden de disparar, si había intento de evasión.

De nuevo salte las alambradas.

Me escondieron esta vez los compañeros en una barraca cuyo granero habían acondicionado al respecto, en la parada para hacer aguas, al lado de la estación.

Aquella noche misma salí para Uxda.

Me presente al gendarme como convenido y cumpliendo su palabra me invito a cenar. Me advirtió que dejase pasar la tormenta y esperase varios días antes de salir de Uxda.

En una casa de campo donde me llevo el compañero S. “ Mister Dolar “ co

mo habíamos de llamarle más tarde , pase esos siete días.

Y otra vez a

Casablanca, en la libertad clandestina.

Otra “ razzia “ y a Bou Arfa. Pero esta vez me llevaron directamente

Y convine con otros dos compañeros que trabajaban en la construcción de un pozo, día y hora de nueva evasión.

Y ellos desde el pozo y yo desde la cocina, nos escapamos. Una vez más.

Cayeron ellos por Kednaza y yo Bou Arfa y de allí a Casablanca.

Los aliados desembarcan.

-3- FOTOS

-1-Mapa de Bou Arfa

-2-Tren de Bou Arfa a Colomb Bechar.

-3- Descarga Bou Arfa a Colomb Bechar

-4- Vía de Bou Arfa a Colomb Bechar con un guardia Argelino

-5-Paisaje actual de la via.

-6- Vía de BouArfa a Oujda.

-7- José Moya en el campamento.

-8- a la 12 – fotos de los trabajadores en el campo de concentración









































.


miércoles, 4 de mayo de 2011

Alcalde perseguido, fundador del PSOE rodense… y figura tristemente olvidada


13 de octubre de 2010 | Por Crónica La Roda | Sección: Sociedad

CRÓNICA DE LA RODA reconstruye la historia de Antonio Gómez Irimia, que murió en el exilio tras escapar de los franquistas, como otros muchos rodenses que lucharon por la democracia

CRÓNICA DE LA RODA.- Durante demasiadas décadas, el bando vencedor de la Guerra Civil española construyó a su antojo un imaginario colectivo de héroes frente a desalmados, que aún perdura en nuestros días. “En la paz incivil de Franco –como recuerda Julián Casanova en el prólogo del libro de José María Calleja El Valle de los Caídos- los vencedores ajustaron cuentas con los vencidos, recordándoles quiénes eran los patriotas y dónde estaban los traidores. Calles, plazas, colegios y hospitales de cientos de pueblos y ciudades llevaron desde entonces, y en bastantes casos están presentes todavía hoy, los nombres de militares golpistas, dirigentes fascistas de primera o segunda fila y políticos católicos”. “Los otros muertos –prosigue el historiador Julián Casanova- los miles y miles de rojos e infieles asesinados durante la guerra y la posguerra, no existían, porque no habían sido registrados o se había falseado la causa de su muerte (…). Habían sido abandonados en dehesas, extramuros, tapias de cementerios o fosas comunes. Por eso sus familias, sus hijos y nietos, todavía los buscan hoy (…). Sólo quieren un poco de recuerdo y dignidad”.

Recuerdo y dignidad. Quizá sean esos los dos objetivos principales de la Ley de Memoria Histórica, que el Parlamento aprobó para reparar el daño de aquellas víctimas de la Guerra y la Dictadura cruelmente pisoteadas durante más de 40 años y olvidadas también en la Transición. No se trata, por tanto, de abrir ninguna herida, como quiere hacer ver cierta parte de la derecha más casposa, sino de cerrar aquellas que aún permanecen abiertas. Si –como queremos creer- los dirigentes del PP rodense no son herederos directos del franquismo y no tienen nostalgia por un régimen así, resulta incomprensible que Vicente Aroca se niegue reiteradamente a llevar a cabo un compromiso moral, y también legal, con las víctimas de la Dictadura. Incomprensible.

En recuerdo de Antonio Gómez Irimia, el alcalde pisoteado

El 12 de abril de 2009, este periódico –gracias al extraordinario trabajo de investigación de Luis Fraile- desvelaba la historia de Antonio Gómez Irimia, uno de los fundadores del PSOE de La Roda, de la Unión General de Trabajadores de nuestra localidad y de la Casa del Pueblo. Antonio Gómez fue también presidente del Comité de Enlace del Frente Popular desde el 25 de julio de 1936 hasta la constitución del Ayuntamiento en 1937; y, posteriormente, alcalde de La Roda (presidente del Consejo Municipal) desde el 24 de marzo de1937 hasta el 28 de octubre de 1938, pese a que siguió de consejero hasta el 27 de marzo de 1939. CONSULTE AQUÍ EL ACTA DE LA CONSTITUCIÓN DEL AYUNTAMIENTO DE LA RODA EN 1937.

A finales de marzo de 1939, con la República derrotada, las fuerzas franquistas de La Roda comenzaron una búsqueda y persecución de Antonio Gómez. Incluso, la Falange Española Tradicionalista y de las JONS de La Roda elaboró un informe con datos para poder encontrar al fundador del PSOE y la UGT rodense. Había que saciar el hambre de violencia y venganza. CONSULTE AQUÍ EL INFORME DE LA FALANGE.

Imagen del viejo barco carbonero Stanbrook, que partió de Alicante rumbo al norte de África con más de 20.000 españoles que huían de Franco. A bordo iba el alcalde de La Roda, Antonio Gómez Irimia, y otros destacados dirigentes del PSOE y la UGT, así como ciudadanos anónimos perseguidos

Tal y como contó CRÓNICA DE LA RODA el 16 de abril de 2009, el alcalde Gómez Irimia pudo escapar de la represión franquista y el 28 de marzo embarcó en un carguero inglés rumbo a un campo de refugiados de Orán, Argelia, donde quedó exiliado junto a, al menos, otros cuatro rodenses: Regino Alarcón Salvador, Gabriel Sevilla Argudo, Guillermo Talavera Sáez y Juan José Medrano Jiménez (también concejal socialista). Ahora sabemos que Antonio Gómez falleció en el norte de África, a finales de 1953 o principios de1954 y su figura quedó en el más absoluto olvido. Hoy es un perfecto desconocido en el pueblo por el que luchó.

Cementerio español de Orán (Argelia), donde, probablemente, descansen los restos de Gómez Irimia

Francisco Cortijo, otro rodense exiliado

El desenlace de la historia del alcalde Gómez Irimia ha sido posible –en gran medida- por la información facilitada por un nieto de Francisco Cortijo Fernández, concejal de UGT en la Comisión de Abastos del Ayuntamiento de La Roda, que se constituyó el 24 de abril del 37. Francisco Cortijo también tuvo que huir de La Roda debido a la represión y, tras una estancia en Madrid, se vio obligado a exiliarse a Francia. “Se trata únicamente de recuperar unos acontecimientos que casi fueron borrados de la historia de nuestro pueblo. Se pretende, tan solo, reconocer el sufrimiento por el que pasaron los vencidos republicanos que lucharon por unas ideas, defendiendo la legalidad vigente, y lo perdieron todo. Durante la dictadura revindicar a estas personas habría sido imposible, pero con la democracia ya consolidada, es necesario hurgar en el pasado, aunque sólo sea por el tópico de que “hay que conocer la historia para no repetir los mismos errores”.

Francisco Cortijo, a la izquierda, junto a su hermano. Están haciendo adobes de barro.

Con esta reflexión concluye su trabajo Luis Fraile. Un trabajo que CRÓNICA DE LA RODA ha publicado en tres partes y que pueden consultar aquí: